sábado, 11 de febrero de 2017

libro: El gen Alexander

La medicina ha dado un salto de gigante durante los últimos años. Lo que parecía incurable, ahora se puede tratar y no paran de sucederse avances en la cura de enfermedades como el cáncer. La entrada de hoy es una novela de ciencia ficción distópica, con unas gotas de trama médica, una pizca de misterio y un poso de road movie. Desde aquí dar las gracias a la editorial por hacerme llegar un ejemplar para hacer la reseña.

Escrito por María Angulo, la novela tiene lugar en el 2096 cuando la ciencia ha avanzado de tal forma que la gente puede curar sus enfermedades y tener una vida más longeva. El protagonista es Marlowe Thaw, que al tratar de huir con su hijo es detenido por un hombre misterioso que le ofrece su libertad y la de su retoño a cambio de encontrar a una misteriosa mujer llamada Lilith, que alberga en sus genes la cura para todas las enfermedades. A partir de este momento nuestro protagonista emprenderá un viaje para averiguar el paradero de Lilith, a la vez que vamos conociendo quién es mediante una serie de flashbacks.

Esta es la primera novela que escribe la autora, si bien ya contaba en su haber con unos cuentos. Desde luego que la trama escogida para realizar su debut en formato largo no podía ser más interesante. La historia del ser humano intentando alcanzar su perfección e intentando erradicar las enfermedades no es la primera vez que se trata dentro de la ciencia ficción. Baste citar como ejemplos Un mundo feliz de Aldous Huxley o la cinta Gattaca.

Dentro del libro existen dos partes bien diferenciadas. La que tiene lugar en 2096 es la más movida y con grandes dosis de misterio, Está narrada en primera persona y en los lectores acompañan al protagonista en su periplo por el mundo para encontrar a la misteriosa Lilith, a la vez que se va encontrando con personajes relacionados con su pasado que le ayudarán en su búsqueda.
La segunda tiene lugar durante 72 años, desde el 2024 hasta el 2096. A través de estos flashbacks, la autora narra en tercera persona las aventuras de Marlowe y del resto de personajes que tendrán importancia en el devenir de la trama. Cómo se conocieron, trabajaron juntos y se separaron hasta que el destino les volvió a unir. Aquí el drama entra en escena, ya que los lectores son testigos de las diversas peripecias por las que van atravesando sus protagonistas y el nexo en común que tienen.

Lo que nos plantea la autora resulta harto interesante. El prolongar nuestra vida hasta unos límites que parecen imposibles, mediante técnicas de cirugía, implantes quirúrgicos o el uso de células madre por citar algunos de los ejemplos que aparecen en la novela. Pero es vivir con un tiempo prestado y que no nos pertenece. La sociedad que nos presenta la autora es artificial y a la que no todo el mundo puede acceder debido al coste de estas intervenciones, algo que se puede apreciar en algunos pasajes del libro en los que el protagonista ve la miseria que rodea a alguna de las ciudades en forma de poblados de chabolas.

Todos los personajes están bien construídos y consiguen despertar las simpatías dentro de los lectores, con la excepción hecha del villano del relato. Si tuviera que escoger mis favoritos, estos serían Marlowe, Lilith, Erich y David. Son los que más me gustaron, no es que el resto no tengan su encanto, pero estos fueron los que despertaron mayores simpatías a medida que avanzaba en la lectura del libro.

El  estilo narrativo del libro apenas coincide un segundo de respiro a los lectores, puesto que desde que comienza el protagonista no para de viajar de un lugar a otro en el mundo, como si se tratara de una cinta de espías o de aventuras en las que los héroes han de trasladarse de forma constante para alcanzar con éxito su misión.

Un libro recomendable tanto para aquellos que les guste la ciencia ficción distópica, como para aquellos que disfruten de las novelas con base médica como las escritas por Robin Cook.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada